¡Animalitos silvestres no son mascotas! Dadsa y Policía recuperan aves endémicas que estaban en confinamiento

La protección y supervivencia de la fauna silvestre es una de las principales apuestas del Departamento Administrativo Distrital de Sostenibilidad Ambiental –Dadsa-, es por eso que este domingo lideró un operativo junto a unidades del Grupo Especial de Protección Ambiental y Ecológica de la Policía Metropolitana de Santa Marta, el cual arrojó como resultado la recuperación de seis aves endémicas que se encontraban en cautiverio, cinco de ellas conocidas como canarios costeños y una como pico-gordo.

El procedimiento se llevó a cabo en áreas aledañas a la Ciudadela 29 de Julio, donde vendedores habitúan a comercializar estas especies.

Estos animales recuperados fueron dejados a disposición del Centro de Atención y Valoración de Fauna Silvestre –Cavfs- de la Corporación Autónoma Regional del Magdalena –Corpamag- para ser valorados y posteriormente, liberados a su hábitat natural, como lo indica la Resolución 2064 de 21 de octubre de 2010 emitida por el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible.

Igualmente, es de resaltar que todas estas acciones se llevan a cabo debido a que las personas tenedoras de fauna silvestre están infringiendo la normativa ambiental vigente -Decreto 1076 del 26 de mayo 2015-, poniendo en peligro nuestra biodiversidad.

Tras el hecho, se pronunció la directora del Dadsa, Diana Escobar Valencia, quien invitó a los habitantes de Santa Marta a tener más conciencia sobre la protección y preservación de los animalitos silvestres y en vía de extinción.

Como máxima autoridad ambiental del Distrito, hacemos una invitación especial a la comunidad samaria a que se abstenga a consumir y a comprar fauna silvestre para tenerlas como mascotas o para consumo, dado a que  debemos garantizar la conservación de las especies nativas de la  región; también invitamos a toda la ciudad de Santa Marta a que si tienen animales de vida silvestre, sean entregados a las autoridades competentes para que estas especies puedan ser  rehabilitadas y luego  devolverlas a su hábitat natural garantizando su supervivencia y la dinámica ecosistémica

, dijo la directora.

Cabe destacar que la compra, venta y tenencia de fauna silvestre es considerado un delito ambiental, que conlleva penas privativas de la libertad, conforme en lo establecido en el código penal y, administrativamente, la autoridad ambiental podrá imponer sanciones hasta de 5.000 salarios mínimos legales vigentes en el marco de lo dispuesto en la ley 1333 de 2009.